Odin Barrios, artista Zacatecano nacido en Jerez de García Salinas, es un artista plástico con formación a nivel licenciatura por la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado: La Esmeralda y por la U.N.A.M: La Academia de San Carlos y Escuela Nacional de Artes Plásticas.

Ha recibido formación en variadas técnicas y conceptos de pintura, cerámica y grabado con maestros de la talla de Alejandro Nava, Nunik Sauret, Castro Leñero, Emilio Carrasco, Ismael Guardado, Carla Rippey, Per Anderson, entre una docena más de artistas de alta gama.

El eje fundacional de la obra de Odin Barrios gira en torno a la experiencia del Desierto como ente circundante, lleno de vida y muerte que permea nuestro contexto y nuestro pasado histórico. Geografía poética donde; como invitados, recreamos sueños y cotidiano, luchas sociales y cosmogonía originaria de nuestro paso humano por esta existencia.

Odin tiene influencias formales del movimiento del Expresionismo Alemán y de los movimientos Dadaístas y Surrealistas del siglo pasado, así como del movimiento de la Gráfica Popular Mexicana.

Por otra parte, Odin ha sido merecedor de varios premios nacionales y ha resultado beneficiario de varias becas de producción pictórica, su producción artística ha sido constante y cada año lleva a cabo numerosas exposiciones individuales y colectivas a nivel nacional e internacional.

Actualmente es miembro del colectivo de artistas Kunstverein en la ciudad de Munich, Alemania, donde ha ido personalmente a realizar varias exposiciones y mantiene una estrecha comunicación con los artistas de dicha ciudad.

A su vez ha trabajado en la investigación del grabado no tóxico para artistas, instalando nuevos sistemas de trabajo y técnicas alternativas en más de 14 Universidades a lo largo del territorio nacional.

Ivan Odin Barrios Rivera
Ivan Odin Barrios RiveraArtista Plástico
Artista Zacatecano nacido en Jerez de García Salinas, es un artista plástico con formación a nivel licenciatura por la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado: La Esmeralda y por la U.N.A.M: La Academia de San Carlos y Escuela Nacional de Artes Plásticas.
Curriculum y Trayectoria

Galería

Poesia

DESDE UNA MALETA PIENSO EN EL PENSAR
Y ME HAGO UN NOPAL EN EL MAR DONDE NADEA EL PENSAMIENTO

Dentro de una maleta:
Insecto sin patas que anda los intervalos interdimensionales,
Compactado como toda caricatura del hombre,
atravesando un Blue monday interminable
sobre la esquelética vida de unas llantas como lenguas,
como lenguas relamiendo a la carretera, en forma de cruz y tacha
como una Wave driver de ojos ciclónicos.
La vida de mi otro yo fue una canción de alambres y tornillos,
a él le llamábamos Mr. Roboto porque cantaba
tristemente como los refrigeradores.
Mi geografía condensada dentro de un útero de piel sintética;
adentro soy el conejo muerto a quién el mago nunca liberó.
Por eso, por lo compacto del instante, es que en espiral vamos
compactados a la infancia, siempre a la bella isla
donde resonamos como humanos, por los Bucles temporales
que conducen a las arrugas de los abuelos; uno, el mío,
rasguñado por el calor terroso de los asfaltos.
En el desierto mismo que es el yo que se afirma,
así de absurdo el desprendimiento,
levantándose ya fauno, huevo estrella o Irgendwie.
O como aquel que honra a nuestro señor el desollado,
Hacía bailes en el sótano, los ojos de la víctima también bailaban:
Good bye horsesssssssss…
Sintiéndose no él sino aquel dueño de la piel
que viste este que fue aquel con vísceras muy acá.
Somebody is watchme pero quién más que yo mismo,
Yo que no estoy en mis huesos apenas me reconozco
En los espejos y eso sólo porque I Ran;
Soy apenas los despojos del que duerme adentro,
Quizá tachando días tras las costillas
O dando airadas vueltas
por alamedas que son mi consciencia.
Ahí, en ese paramo carcomido,
mis venas son obvias libélulas que
serpentean por el calcio de la tierra,
así yo sueño el destino:
una Serpiente y una calavera
zizeando los bulevares de arena en los desiertos.
La espina dorsal de una vida
pienso que es tan parecida
A una nopalera alta con espinas
Y flores agudas que You spin me right round.
La Apoteosis del hombre es su callamiento,
En la conejitud el ser humano puede:
Ir en una maleta por caminos de tormenta,
Renacer de ella muerto como antes nació renacido.
Anularse al sol, la panza en la sombra, remover los bigotes
y no pensar, no opinar, no concientizar;
sin la temprana agonía de un Agujero negro
en la soleada soledad de los huizaches,
dulce compañera que bien sabe morder la Aleatoriedad.
Un corazón de sangre y un corazón de lágrimas
Se sientan uno frente al otro a morderse las horas
de un triste vivo en vías de ser alegre muerto,
Paradojas temporales y del vivir.
La eterna espiral en un segundo persiguiendo su cola,
también el ciclo Lunisolar lo hace
sobre el sombrero de las suculentas.
Otras cosas en espiral:
El tatuaje del Uroboro por toda la piel del tiempo,
una abertura en el infierno para ir después del almuerzo;
¡Shout shout shout!, podrías escuchar si estuvieras aquí,
Muerto al fondo de este útero con forro de terciopelo.
¡Tengo un pasajero!, diría el motor del auto en un rugido de jabalí.
Contra el Determinismo de Aristóteles toda la piel
de cien mil lagartijas en cien mil días, que cantasen:
Let´s dance, pero detenidas en la luz,
de esa luz viva que ronronea en las piernas de la crueldad,
un gatito que nos provoca Pleasure to kill
mientras claro, creemos que no estamos tan mal
de picada por el Agujero de gusano.
Walk this way, ever, such a plastic ducky.
La oruga sabe una cosa, la sabe además la etiqueta de esta maleta:
Swet dreams hay en las aletas de esta cosa
Carcasa de fierro, huesos rotos escurriendo sangre,
Si me vieran antes de verme verían:
Un pez del pensamiento nadeando adentro.

OSCAR EDGAR LOPEZ