Zacatecas, Zac.- La Orquesta Filarmónica de Zacatecas presenta 5to. Gran Concierto de Gala 2019 con el director invitado Leonardo Gasparini y la solista Bárbara Piotrowska. El cual se llevará a cabo el domingo 7 de julio a las 19:00 hrs. En el Teatro Fernando Calderón.

Programa

Obertura: Las Vísperas Sicilianas Giuseppe Verdi (1813-1901)

Concierto para Violoncello y Orquesta

En mi menor Op. 85. Edward Elgar (1857-1934)

  1. Adagio- moderato
  2. Lento-allegro mlito
  3. Adagio
  4. Finale

Intermedio

Sinfonía n.º 40 en sol menor, K. 550

  1. Molto allegro
  2. Andante
  3. Menuetto
  4. Allegro assai

Leonardo Gasparini (Director de Orquesta)

Leonardo Gasparini consiguió licenciatura en Piano, Dirección de Coro y Composición en el Conservatorio “B:Marcello” en Venecia.

Estudió la dirección de orquesta y fue un discípulo cercano del maestro Sergiu Celibidache de 1978 a 1995.

Ha trabajado como asistente de Claudio Abbado y Zoltan Pesko en teatros de Ópera como La Scala de Milan, Teatro Regio de Torino, o Hamburg Staastoper en Alemania.

Trabajó en el Teatro la Fenice de Venecia como Director musical de foro durante siete años entre 1978 y 1985.

Ha dirigido varias orquestas en Europa y en México, entre otras: Orchestra del Maggio Musicale di Firenze, Orchestra A.Toscanini, Pomeriggi Musicali, Orchestra di Torino para la Radio italiana (RAI),Orchestra Sinfonica di Lecce, Orchestra Sinfonica di Sanremo, Orchestra Angelicum di Milano (ITALIA), London Symphony Orchestra, Guildhall Sinfonietta and Choir (Reino Unido), Orchestre Pasdeloup, Orchestre Ut 5ème , Ensemble Benjamin Britten (FRANCIA), Orchesta Sinfonica Portuguesa del Teatro Sao Carlos (PORTUGAL), Orchestre Philharmonique National de Moldavie (MOLDAVIA), Filarmónica de Stat din Oradea, (RUMANIA), Orquesta Sinfonica de Thessaloniki (GRECIA), El Paso Symphony Orchestra ( USA ), Camerata de las Américas, Orquesta Filarmónica de Jalisco ; Orquesta Sinfónica de Aguascalientes, Orquesta Filarmónica de Querétaro, Sinfónica de Oaxaca, Orquesta Sinfónica Juvenil de Zapopan, Camerata de Zapopan, Orquesta Sinfónica del Estado de Chihuahua (MEXICO).

En 2010 y 2011 ha sido nominado Director Titular Interino de la Filarmónica de Jalisco, volviendo a presentar a Guadalajara el Foro de Música Nueva en colaboración con el INBA, entre otros.

En México, en 2007 dirigió con gran éxito «La Bohème» de Puccini en Chihuahua, en una coproducción entre el Festival Puccini de Torre del Lago, Italia, y el Festival Internacional de Chihuahua.

Leonardo Gasparini ha grabado para la Radio italiana (RAI) y la Radio austriaca (ORTF).

Ha grabado importantes músicas para el cine, entre otras : « El Embrujo de Shangai » de F.Trueba y « Laisser Passer » de B. Tavernier que recibió el « Oso de Plata » a la mejor música en el Festival de Berlin 2002.

En 2001, Leonardo Gasparini dirigió y grabó la música de la película silente de Marcel L’Herbier L’Homme du Large, compuesta por Antoine Duhamel y producida por la compañía televisiva ARTE-Gaumont.

Leonardo Gasparini ha sido profesor asociado de la prestigiosa universidad francesa Ecole Normale Supérieure de Paris.

En 2003 y 2004, Leonardo Gasparini condujo cursos internacionales de dirección de orquesta en Guadalajara, México, y en 2005 en Xalapa, Veracruz.

Desde 1997, Leonardo Gasparini es co-director artístico del Festival of New European Opera (Festival de la Nueva Opera Europea) con el director de teatro islandés Halldor Laxness.

Desde 2012 Leonardo Gasparini es Director Artístico de PALCCO, el Palacio de la Cultura y la Comunicación, en Guadalajara, Jalisco, contribuyendo de forma decisiva al diseño acústico y funcionalidad de sus instalaciones, ideando el nombre de dicha institución y fomentando incansablemente la contribución cultural de la misma a la comunidad.

Bárbara Piotrowska

Es una artista de contundente eficiencia y actualmente se desempeña como primer violonchelo en la Filarmónica de Boca del Río. Se presenta regularmente con la Filarmónica de Berlín y ha actuado en Polonia, en toda Europa y en México con orquestas como la Filarmónica de Varsovia, Filarmónica de Colonia, Concertgebouw de Ámsterdam, Filarmónica de San Petersburgo, Real Círculo Artístico de Barcelona, Ópera Nacional de Varsovia y del Teatro de San Carlo de Nápoles. Ha registrado actuaciones con artistas tan importantes como Yo-Yo Ma, Krystian Zimerman, Jerzy Semkow, Andrea Bocelli y Krzysztof Penderecki.

Graduada de la Universidad Chopin de Varsovia, fue ganadora de primeros premios en numerosos concursos en Polonia y París. Realizó grabaciones para la Televisión Polaca (TVP), la Radio de Polonia y firmas discográficas. En 2016 participó en el estreno mundial de los cuartetos de Joaquim y Gaspar Cassadó con el Cuarteto de Cuerdas lghme, en Barcelona, y actualmente prepara un CD los Tríos con piano de Beethoven y Schubert. Desde 2010 ha sido miembro de la Orquesta de Cámara de Radom, ha realizado actuaciones especiales con orquestas como Sinfonía Varsovia, Sinfónica de la Radio Polaca, Deutches Symphonie Orchester de Berlín y Filarmónica de Cámara Polaca. Piotrowska interpreta en un instrumento histórico, construido por Carlo Giuseppe Testore en 1703.

Notas al programa

Entre las óperas de Verdi menos representadas pero que, como otras, es una espléndida obra. La obertura, « Las Vísperas Sicilianas » paradójicamente, la pieza más cercana al modelo rossiniano es una de sus oberturas más maduras, y no solo eso, sino una escrita para una ópera francesa, Les Vêpres siciliennes (1855). El Largo introductorio, cargado de presagios fúnebres, da paso a un Allegro agitato en forma sonata abreviada, dominado por el segundo gran tema para los violonchelos; en las dos veces en que aparece es seguido por una versión actualizada del tradicional crescendo. El acento puesto en el tema cantabile a menudo ha dejado en segundo plano la belleza de la transición que precede a la reanudación, la emotiva melodía del adiós de los condenados a su patria, confiada a la cuerda aguda, pero todavía punteada por el ritmo fúnebre de la percusión, que es el verdadero motivo unificador de toda la pieza.

El Concierto para violonchelo en mi menor, Op. 85 es una obra escrita por Edward Elgar en 1919 es una de sus piezas más notables y piedra angular del repertorio para violonchelo solo.

Fue compuesto después de la Primera Guerra Mundial momento en que su música había pasado de moda para el público aficionado a conciertos. En contraste con su anterior Concierto para violín que es lírico y apasionado, el Concierto para violonchelo es contemplativo y elegíaco.

La primera representación no fue exitosa debido a que Elgar y los instrumentistas habían sido privados de un tiempo de ensayo adecuado. Esta obra no obtuvo mayor popularidad sino hasta la década de 1960, cuando una grabación hecha por Jacqueline du Pré, captó la atención del público y se convirtió en una de las grabaciones de música clásica más vendidas. Elgar hizo dos grabaciones con Betrice Harrison como solista. Desde entonces, violonchelistas desde Pau Casals en adelante han tocado esta obra en conciertos públicos y estudios de grabación.

La Sinfonía n.º 40 en sol menor, K. 550, es una sinfonía de Wolfgang Amadeus Mozart cuya composición finalizó el 25 de julio de 1788 Es la penúltima sinfonía del célebre compositor. Se la llama «gran» sinfonía en sol menor para distinguirla de la «pequeña», la n.º 25, también compuesta en sol menor.

Mozart escribió la Sinfonía n.º 40 durante un período de su vida extraordinariamente creativo, el verano de 1788. En el espacio de unas pocas semanas compuso también sus sinfonías n.39 (terminada el 26 de junio) y n.º 41(finalizada el 10 de agosto).2 Se ha especulado que preparaba estas obras para un futuro viaje a Inglaterra que nunca ocurrió.

Como ocurre con la Sinfonía n. 41, no existe ninguna prueba documental de que la obra llegara a estrenarse en vida del compositor. Con todo, como señala Zaslaw (1983), la información de que se dispone parece indicar que sí se estrenó. En diversas ocasiones antes de la muerte de Mozart se realizaron conciertos sinfónicos con su música, y de algunos de ellos han sobrevivido los programas. En algunos se incluye una sinfonía «desconocida», de la que no se indican ni datos ni tonalidades. Existen además copias del cartel de un concierto dado por la Tonkünstlersocietät (Sociedad de Músicos) el 17 de abrilde 1791 en el Burgtheater de Viena, dirigido por el colega de Mozart, Antonio Salieri La primera obra del programa se anunciaba como «una gran sinfonía compuesta por Herr Mozart».

Más importante es el hecho de que Mozart revisara su sinfonía; se conservan todavía los manuscritos de ambas versiones. Como comenta Zaslaw, eso «demuestra que [la sinfonía] fue interpretada, porque Mozart no se habría tomado el trabajo de añadir las partes de los clarinetes y de reescribir las de las flautas y los oboes para acogerlos, si no las hubiese escuchado en una actuación en directo». La orquesta del concierto de Viena de 1791 incluía a los hermanos clarinetistas Johann y Anton Stadler y, como Zaslaw señala, esto limita las posibilidades a la Sinfonía n.º 39 y a la n.º 41 Según Zaslaw, la versión sin clarinetes también debió de haberse estrenado, porque la versión reorquestada de dos pasajes en el movimiento lento, que se conserva de puño y letra del compositor, evidencia que debió de haber escuchado la obra, descubriendo que algún aspecto necesitaba corregirse.